La influencia de la comida en una relación

Uno de los mayores placeres que existen en la vida es comer. ¿Por qué no disfrutarlo con tu pareja? Es poco común conocer personas a las que no les guste la comida, o que no disfruten comer. Una de las primeras citas con una persona a la cual deseamos conocer, siempre comienza con una cena o un helado, y estos momentos son importantes para determinar el rumbo de la futura relación, pues la mayoría de las personas que no se deleitan al comer no son realmente sinceras.

 La mejor primera cita es ir a comer.

Muchos de los hombres aman comer y muy pocos creen que las mujeres lo hacen. Hay muchas que sí (muchísimas), y de hecho lo disfrutan mucho. Esto será un comodín para la persona que deseamos atraer. Complacerse con comida es uno de los mejores gustos que existen. Y compartirlo con alguien significativo es mucho más divertido. Mediante los gustos culinarios del otro podemos percibir una gran cantidad de elementos que no expresarán con facilidad por medio de una conversación.

¿Cocinar juntos es buena idea?

¡Claro que sí! Esta es una de las actividades que toda pareja puede realizar para mejorar su relación, o en el caso de los que se están conociendo, hará el proceso mucho más interesante. Cocinar juntos es sumamente positivo, ya que aprendemos mucho acerca del comportamiento cotidiano de la otra persona. Si prestamos más atención, podemos incluso aprender acerca de lo que le gusta a la otra persona, qué lo hace feliz, que lo disgusta, si tiene gustos sofisticados o sencillos, etc.

 

El dicho “barriga llena corazón contento” no es una mentira. Saber cocinar es uno de los mayores atractivos para cualquiera de los dos sexos en una relación. Si sabes cocinar y te gusta complacer a los demás cariñosamente, tendrás un punto extra y un estomago contento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *