La Seducción Es Un Arte Muy Facil De Aprender.

Si quieres aprender algunas de las técnicas de seducción más efectivas, no dejes de leer, aquí te daremos las claves para ser un auténtico seductor o una experta seductora.

Para empezar tienes que entender que la seducción no es algo científico, no funciona como las matemáticas, no es una ciencia exacta. La seducción es algo pasional y lo que hace es simplemente mandar unas sutiles señales. Señales subliminales con las que atraer y llamar la atención de otra persona.

En la seducción todos los trucos valen, tienes que conocer tus puntos fuertes y saber dosificarlos progresivamente. Para conquistar o enamorar a una persona es necesario un poco de tiempo. La seducción entra en acción cuando no habéis sentido ambos a la vez el llamado “flechazo a primera vista”.

Las técnicas de seducción más básicas.

A continuación y de forma rápida te explicare tres técnicas básicas por las que empezar en el arte de la seducción, da igual si eres hombre o mujer, si te gustan los chicos o las chicas, la seducción no tiene límites.

1. Miradas seductoras.

Este es el primer paso, cuando lanzamos una mirada seductora recibimos muchas señales, en la mayoría de casos ya sabemos si lograremos conquistar a esa persona de forma más sencilla o por el contrario nos costará un poco más.

Una buena mirada seductora tiene que decir sin palabras: “Hola, me he fijado en ti, me gustas y quiero conocerte un poco más”.

Así de simple, con la mirada tenemos que poner nuestras cartas sobre la mesa, no tienes que tener miedo por eso, al final solo es una simple mirada…

Te recomiendo practicar frente un espejo diferentes miradas, tienes que controlar bien tus gestos faciales, inclinación de los ojos e incluso la sonrisa, pero en esto entraremos en detalle un poco más adelante.

La mirada es el principio pero no es el definitivo.

2. Hablar Con Sensualidad.

Después de lanzar nuestra mirada más seductora, toca hablar, la primera conversación es la parte más importante de la seducción. El punto anterior puede salir más o menos bien, pero está demostrado que el 75% de la seducción se basa en la conversación.

Intenta que la conversación sea pausada, y mete momentos de intriga en ella, que no sea como un concurso de la televisión donde se pregunta y se responde con la mayor rapidez posible, creo que me has entendido.

Da igual como seas, la educación siempre triunfa, hablar de forma educada y respetuosa es la mejor de todas. Tienes que tener diferentes frases para empezar una conversación. Esto depende de la situación, no es lo mismo entablar una conversación en una discoteca que en una biblioteca y tú tienes que está siempre alerta.

Así que busca ideas e imagina mentalmente diferentes conversaciones. Al principio puede ser que te cueste más, pero míralo por el lado bueno, cuantas más veces te salga mal más aprenderás este arte. Lo que nunca tienes que hacer es tirar la toalla y rendirse.

3. Sonrisas Pícaras y Seductoras.

Si hay trabajado los dos puntos anteriores, ahora toca el que puede ser en muchas ocasiones el remate final. Sonreír de forma insinuante y atrevida es lo que hace que termines ganado la partida cuando la cosa está en tablas.
Esto también lo puedes practicar delante del espejo junto con la mirada, así puedes matar dos pájaros de un tiro.

La sonrisa tiene que ser sincera, o por lo menos parecerlo…